jueves, 10 de abril de 2008

Se realizarán las amplicaciones pertinentes para que Cavallo no quede en libertad

Adriana Calvo, representante de la Asociación de Ex Detenidos y Desaparecidos, manifestó que en el tiempo en el que Cavallo estuvo preso en España surgieron nuevos testimonios por crímenes de lesa humanidad que involucran al ex marino. " No vamos a ir a (el Aeropuerto Internacional) Ezeiza, pero sí nos estamos preparando para que Cavallo quede preso y se le trate como lo que es, un asesino, que no haya ningún peligro de que quede en libertad'" afirmó Calvo.
Recordó que las víctimas temen la impunidad del represor, porque el juez que lleva la causa en su contra, Sergio Torres, había advertido que Cavallo llevaba tanto tiempo preso que no había motivo para mantenerlo en prisión preventiva. Para evitar que el juez tome la decisión de dejar a Cavallo en libertad mientras se le procesa y comienza el juicio, explicó Calvo, se le entregarán al juez nuevas denuncias al expediente.'"Vamos a pedir que se lo indague por más casos de los que se le trató en Madrid porque en estos años han aparecido nuevos testimonios de personas que fueron sus víctimas"

Torres juzgará a Cavallo como parte de la llamada 'megacausa ESMA' que involucra todos los crímenes cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), el mayor centro clandestino de detención durante la última dictadura (1976-1983). Su extradición se lleva a cabo en medio de una fuerte polémica, porque la justicia española lo mantuvo preso siete años sin condenarlo y al final decidió extraditarlo a Argentina para que sea juzgado en Argentina. Además de que las víctimas temen que quede en libertad, otro riesgo para su reclamo de justicia es que la condena máxima que se le otorgará aquí es de 25 años de prisión, que puede incluso ser rebajada por los años que ya estuvo preso.

Elea Peliche, abogada de la Asociación de Ex Detenidos, explicó que el problema es que en Argentina, a diferencia de España, no existe la figura jurídica de genocidio, lo que hace que las penas sean menores. El ex marino, que utilizaba los sobrenombres de 'Sérpico' y 'Marcelo', fue detenido en agosto de 2000 en México, y posteriormente concedió la extradición a España a pedido del tribunal que elo juzga en el Estado Español. Sin embargo, en diciembre de 2006, la Audiencia Nacional de España se negó a juzgarlo con el argumento de que los delitos de lesa humanidad que se le imputan fueron cometidos en Argentina y que, por lo tanto, debía ser condenado en el lugar de los hechos, en contradicción absolutamente con la propia jurisprudenca de la Audiencia Nacional y con el principio de justicia universal. A pesar de los recursos en trámite, el juez Guevara, determinó la extradición de Cavallo a Argentina.