jueves, 10 de abril de 2008

Recién llegado a Argentina, el represor Cavallo fue llevado a los tribunales y se negó a declarar

Extraditado desde España por delitos de lesa humanidad cometidos en la ESMA, el represor efectuó una "negativa general" y se rehusó contestar las preguntas del juez Sergio Torres y del fiscal Eduardo Taiano. Inmediatamente, el magistrado dispuso que sea remitido al penal de Marcos Paz. Antes, había sido trasladado del aeropuerto de Ezeiza a Retiro, en medio de un importante operativo de seguridad.

Menos de una hora estuvo Cavallo en el despacho del juez en el cuarto piso de los tribunales de Comodoro Py donde el secretario Diego Slupski le leyó las imputaciones en su contra, tras lo cual el represor siguió el consejo de su abogado defensor Rodolfo Solari y se negó a declarar. El ex capitán de la Armada, que operaba en la ESMA con el apodo de "Sérpico", fue trasladado a los tribunales de la zona de Retiro directamente desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza donde había arribado a las 9:20 a bordo del vuelo UX041 procedente de España.
Vestido con traje negro, camisa beige claro, sin corbata y con sus manos esposadas a la espalda, Cavallo fue llevado a la alcaidía del Tribunal con un importante operativo de seguridad que incluyó una camioneta, dos móviles "no identificables" de INTERPOL y más de media docena de motos de la Policía Federal. El viernes último el juez Torres ordenó que efectivos de Interpol viajen a España para el "inmediato traslado" a la Argentina del ex capitán de la Armada cuya extradición quedó habilitada debido a recientes resoluciones de las autoridades extranjeras. Las mismas fuentes confirmaron que en su resolución Torres precisó que la entrega de Cavallo es "temporal" y queda sujeta a la eventual reapertura de la causa que se le sigue en España, cuyo sobreseimiento fue apelado por la fiscalía y parte querellante. El reciente sobreseimiento de esa causa modificó una situación anterior que se había prolongado varios años en España donde el ex oficial de la armada era investigado por los delitos de genocidio, torturas y terrorismo como miembro de un grupo de tareas que desarrolló su actividad en la órbita de la ESMA. Luego de que Torres reclamara la extradición de Cavallo, las autoridades de España, en mayo de 2007, y previa consulta con México -donde Cavallo fue descubierto y detenido a mediados de 2000- la otorgaron, pero indicaron que antes debía ser juzgado a nivel local y, en su caso, cumplir con la eventual condena que se le dictare.
La extradición quedó con "vía libre" cuando la Sala en lo Penal Sección 3a de la Audiencia Nacional decidió sobreseer a Cavallo, quien, desde el 30 de enero de 2007 está detenido en España exclusivamente por el pedido de extradición realizado con anterioridad por Torres. Según constancias del sumario, tras el sobreseimiento, el 13 de marzo último las autoridades españolas decidieron comunicar a Torres la necesidad de proceder con "urgencia" para llevar a cabo la entrega del demandado, "dado el prolongado período de prisión provisional en que se encuentra".
El pedido de "entrega temporal" se basa en las condiciones pactadas en el Tratado de Extradición y Asistencia Judicial en Materia Penal entre la República Argentina y el Reino de España.

La ASOCIACION DE EX DETENIDOS DESAPARECIDOS (AEDD) ya ha presentado ante el juez Torres, una extensa de casos de secuestro, torturas, desaparición y asesinato, en definitiva, que por los delitos de genocidio sea juzgado este represor, e impedir los ardides jurídicos que pudieran favorecer que represor pueda evadir la acción de la justicia después de haber suspendido -temporalmente- el procedimiento en el Estado Español.