jueves, 29 de mayo de 2008

Cavallo: represor, extorsionador, ladrón...



Otro procesamiento más (y los que quedan)

Lo sumó el juez federal Sergio Torres al represor Ricardo Miguel Cavallo y con prisión preventiva, por delitos de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención que funcionaba en la ESMA durante la última dictadura militar.

El juez federal dictó un nuevo procesamiento contra Cavallo alias "Sérpico" por apropiación de bienes de familiares de un detenido en la ESMA.

La medida es por el desapoderamiento de un automóvil y una propiedad en la localidad Bonaerense de Florencio Varela, que pertenecían a los familiares de Néstor Ardetti quien estuvo ilegalmente detenido en la ESMA.

Hace unos días, se había procesado al ex capitán de la Armada por su participación en el secuestro y desaparición de las monjas francesas
Alice Domon y René Leonie Duquet, y de la Madre de Plaza de Mayo Azucena Villaflor, entre otra decena de víctimas.

En su resolución, se señala que "durante el período en el que el último gobierno de facto se hizo cargo de todos los poderes públicos, se instaló en el país un sistema de represión clandestino en el que se produje ron enorme cantidad de delitos que deben ser considerados crímenes contra la humanidad".

En la medida dada a conocer Cavallo ha sido procesado por los delitos de asociación ilícita, robo y extorsión, raíz de los hechos que comenzaron el 6 de agosto de 1979 cuando Ardetti fue secuestrado, en Florencio Varela, por un grupo de tareas de la ESMA y conducido a ese centro clandestino de detención.

En la misma resolución, se trabó un embargo de 300.000 pesos sobre los bienes del ex represor.

Según dio por acreditado, en abril de 1980 la víctima se comunicó con sus familiares diciéndole que debían otorgar un poder para la venta de sus bienes, quienes así lo hicieron temiendo por la vida de Ardetti.

Con esta nueva medida, Cavallo ya suma su tercer procesamiento luego de ser extraditado desde España este año.

El represor ya está vinculado al secuestro y aplicación de tormentos a las religiosas, a Villaflor y a María Ballestrino de Careaga, Remo Berardo, Raquel Bullit, Eduardo Gabriel Horane, José Fondevilla, Patricia Oviedo, María Ponce de Bianco y Horacio Elbert.

Todos ellos fueron privados ilegítimamente de su libertad en los primeros días del mes de diciembre de 1977 y llevados al centro clandestino de la ESMA donde fueron sometidos a diferentes tormentos para luego ser alojados bajo condiciones inhumanas y finalmente trasladados por personal de la marina.